1. Europa no puede fracasar

La Union Europea corre peligro de desintegrarse cuando todos aquellos que la aprecian o simplemente se ven beneficiados por ella no toman parte en el proceso y tan siquiera votan.  Los próximos años son de importancia existencial para la idea de una Europa unida.

2. La paz es lo que esta en juego

La Union Europea fue y es primordialmente una alianza para asegurar la paz. El que desea vivir en paz tiene que ejercer más presión para la preservación de la sociedad civil europea.

3. Nosotros somos responsables

Cada uno de nosotros es responsable por el éxito o fracaso de nuestro futuro. Nadie se puede excusar: El solo esperar que todo resulte bien es inmensamente riesgoso.  Europa requiere de cada uno de nosotros.  Todos los sectores de la sociedad tienen la obligación de contrarrestar tendencias destructivas y retrógradas, ya que le democracia no fracasa a causa de sus opositores sino por la inacción de los demócratas.  Europa no puede permitir ser dividido.

4. Ponerse de pie y votar

Permítenos volver a darle voz y visibilidad a la idea europea.  Dale tu voto solo a partidos proeuropeos.  Estamos seguros de que el numero de personas que ven de forma positiva la idea de Europa son mayores que sus adversarios.  Pero requiere que alcemos mas la voz para que nuestras convicciones sean oídas.  Queremos que la mayoría silenciosa se conmueva.

5. Los derechos fundamentales y el Estado de Derecho son inviolables

En algunas partes de Europa ya se ven limitados los derechos fundamentales y es hora de contrarrestarlo.  La separación de poderes y la seguridad jurídica se tienen que preservar en todo Europa.  Acciones gubernamentales solo deben proceder a base de leyes que hayan sido legalmente promulgadas.  Los tribunales independientes y la prensa libre tienen que seguir procediendo con su tarea de control.

6. Las libertades europeas fundamentales no son negociables.

La libre circulación de personas y de capital así como la libre prestación de servicios son libertades fundamentales europeas que han formado de estados nacionales una comunidad. Estos logros históricos son los que han permitido que la libertad individual y la prosperidad en Europa florezca.  Una disminución de estos derechos provocaría consecuencias radicales para las personas y la economía de cada país.  Estas libertades fundamentales pueden lograr solo en su totalidad un equilibrio entre los derechos y deberes de cada país.

7. Reformas son necesarias

La Union Europea tiene que ser preservada para que pueda ser mejorada.  De la misma manera se puede decir que si la Union no se reforma no será capaz de preserrvarse.  Los intereses nacionales tienen que ceder a los intereses europeos.  El que renuncia no podrá ser parte de la reconfiguración.  La idea de Europe tiene que volver hacer comprensible y estar al servicio de sus ciudadanos.  Deberá ser llevada de abajo hacía arriba.  Divisiones entre sus habitantes tiene que ser contrarrestada, en particular las diferencias entre ricos y pobres.

8. Tomar en serio la desconfianza

La Union Europea no es un fin en sí.  Su propósito es encontrarle solución a los temas de importancia para sus ciudadanos.  Mayor énfasis se le tiene que dar a los retos principales de nuestra época.  Preocupaciones con respecto a la Union Europea tienen que ser escuchadas y sus causas confrontadas para que la ansiedad se pueda convertir en confianza.  Europa tiene que volver hacer motivo de alegría.

9. Diversidad y colaboración

La diversidad dentro de Europa es algo genial.  Conservarla y al mismo tiene preservar las identidades regionales y nacionales tiene que ser una parte integra del programa europeo. Simultáneamente nos vemos unidos por tantas cosas.  La diversidad y la colaboración no son una contradicción y nadie tendrá que escoger entre una identidad regional, nacional y europea.  El aprendizaje de idiomas tiene que ser intensificado para que nos podamos entender mejor.

10. Todos pueden tomar parte- y lo deberían de hacer

Pulse of Europe es un movimiento de ciudadanos para la sociedad civil europea- apolítico y no religioso. Todos aquellos que simpatisan con la idea básica de Europa se pueden incorporar como activistas europeos. El pulso europeo tiene que volver a ser perceptible.

Let’s be the Pulse of Europe!